Flamenco Rosa

Artículo publicado en el Diario de Sevilla (Año 1999)

Si tuviéramos que elegir un ave realmente espectacular como representante de nuestra tierra, nadie dudaría que la elección más acertada sería la del Flamenco rosa.

Este pajarraco grande y desgarbado era ya conocido desde la antigüedad como el Ave Fénix y se le achacaba la propiedad de renacer de sus propias cenizas. No está claro el origen de esta leyenda, pero podría tener relación con el color rojizo de su plumaje que recuerda una llamarada de fuego cuando los bandos de flamencos levantan el vuelo al atardecer, para volver a sus dormideros habituales o cambiar su zona de alimentación.

Los flamencos son aves inconfundibles, con una talla de alrededor de un metro treinta, tienen el cuello y las patas extremadamente largas y un pico enorme y curvado hacia abajo. Al volar extienden el cuello y las patas, que parecen ir colgando siempre, las alas combinan los colores negro y rojo carmín. Cuando son jóvenes los flamencos presentan un color gris ceniciento y se les conoce con el nombre de “negrillos”.

La alimentación de los flamencos es principalmente a base de pequeños crustáceos que habitan en las lagunas saladas y marismas de los bordes costeros, es esta alimentación la responsable del color rojo de sus plumas. Para comer, los bandos recorren las aguas someras con la cabeza casi sumergida y barriendo los fondos con su enorme pico.

En Andalucía los flamencos anidan en la laguna de Fuente de Piedra y gracias a una acertada labor de conservación de zonas húmedas, la especie ha proliferado de forma considerable hasta convertirnos en la reserva más importante de todo el Mediterráneo occidental.

Si durante las vacaciones veraniegas quieren ustedes contemplar un apasionante espectáculo, deben proveerse de prismáticos y visitar la gran laguna salada andaluza donde crían, allí podrán observar cómo miles de flamencos realizan al unísono el probablemente mayor zapateado flamenco que puedan contemplar, ya que estos animales tienen la costumbre de realizar este baile con sus patas, para de esta forma remover el fango y alimentarse, no nos faltaría mas que algunos bandos nos sobrevolaran para, encima confundir el batido de sus alas con las palmas de una auténtica juerga flamenca.

Anuncios

~ por camoyan en 7 diciembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: