Incendios

Artículo publicado en el Diario de Sevilla (Año 1999)

Ya ha llegado la plaga del verano o mejor dicho, la plaga de todos los veranos. Y esta vez, por desgracia golpeando de la forma más horrible que pueda hacerlo, originando la pérdida de vidas humanas. Nos referimos al incendio forestal.

Tras unos años de tranquilidad, debido probablemente a la tregua conseguida tras un par de años de copiosas lluvias, este año la sequía nos afecta de nuevo y los incendios vuelven a cebarse en nuestros bosques.

Históricamente Andalucía ha sido una región totalmente cubierta con el que se conoce como bosque mediterráneo, bosque que posee unas características muy diferenciadas de otros bosques europeos.

El bosque mediterráneo peculiar por estar compuesto por un sotobosque de jaras y brezos y fundamentalmente por una especie emblemática como son los alcornoques y las encinas. Estos árboles durante milenios han ido adaptando sus características para poder soportar los incendios, comunes en nuestras latitudes.

Alcornoques y encinas poseen unas hojas y un tronco que además de adaptarse muy bien al largo período de sequía, se comporta de forma muy resistente ante los incendios, mediante un sistema de raíces muy profundas. Estos árboles consiguen brotar nuevamente aún en el caso de quedar muy dañados; ésta es la forma en que la Naturaleza se protege contra algunas catástrofes naturales.

Durante siglos los seres humanos utilizaron el fuego y todavía se utiliza como medio para obtener tierras de cultivo. Sin embargo en nuestros días al verse reducida drásticamente la superficie forestal, los bosques se han convertido en una flacas barreras contra la sequía y contra la erosión, sin olvidarnos de otros muchas facetas productivas de los mismos, aunque casi como decíamos anteriormente su principal misión sea la de proteger la tierra.

Por todo ello, es imprescindible efectuar el máximo esfuerzo en cuanto a preservar y mantener nuestros bosques, sin olvidar que aunque ésa sea tarea importante de la administración, también nosotros debemos aportar lo que esté en nuestras manos a fín de que no se produzcan casos como el de esta última semana, en el que el fuego no sólo destruye un buen común, sino que para colmo también se ha cobrado vidas humanas. Procuremos entre todos colaborar a la erradicación de esta plaga que podría llegar incluso a hacer que nos falte el oxígeno que respiramos y que tan necesario para la vida es.

Anuncios

~ por camoyan en 7 diciembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: