Los puertos deportivos de Andalucía

Artículo publicado en el Diario de Sevilla (Año 1999)

Desde la más remota antigüedad las costas han sido un irresistible foco de atracción para los seres humanos por dos motivos esenciales, en primer lugar por la facilidad que ofrecía el mar para obtener recursos con que nutrirse y en segundo lugar, por proporcionar una vía de transporte y comunicación rápida y segura entre los distintos asentamientos costeros.

Andalucía como región posee uno de los litorales más extensos de Europa, y en concreto su costa atlántica mas de cuatrocientos kilómetros de longitud de los que ciento cuarenta y dos son playas y el resto paisajes muy diversos entre los que abundan desembocaduras de ríos, marismas, dunas litorales, acantilados,etc.

El turismo es en la actualidad la primera industria del mundo y una gran parte de esa demanda turística que representa unos ingresos directos de casi 500.000.000 de dólares está ávida y se fundamenta de litoral. Todo ello hace que en los últimos tiempos veamos cómo se potencia la especulación del suelo, especialmente en las zonas costeras, así como las urbanizaciones rompedoras de los paisajes mas atractivos para satisfacer un turismo de masas de escasa calidad, o construir colmenas playeras de segunda residencia. Se arrasan dunas, no se respetan marismas ni lagunas, y a veces hasta los más resistentes acantilados se ven afectados por la carcoma urbanística se favorece de esta forma el beneficio a corto plazo que enriquece a unos pocos en detrimento de un patrimonio natural y económico que habrán perdido la comunidad actual y las generaciones futuras.

A lo largo del litoral Atlántico andaluz se ha producido una gran concentración demográfica, apreciable en una serie de núcleos urbanos importantes entre los que cabe destacar ciudades verdaderamente populosas como Algeciras y Huelva y sobre todas la bimilenaria Cádiz con esa gran conurbación que es su bahía. Toda estas poblaciones demandan en nuestros días una serie de servicios que la mayor parte de las veces se reflejan de forma nociva en el litoral donde se asientan.

El principal problema es la tremenda degradación que la acción antrópica provoca en los espacios litorales, sobre todo desde la implantación del turismo de masas a mediados de este siglo; debemos pues replantearnos ciertos hábitos y conductas tanto individuales como colectivas con el fin de evitar el creciente deterioro de nuestro litoral Atlántico, un medio en el que hoy la presencia del hombre es excesiva y presenta un aspecto muy diferente del que cautivó a los primeros turistas. Para que no pierda su encanto y riqueza ancestrales, es necesario actuar en nuestras costas de una forma diferente.

La sociedad es cada vez más consciente de que el territorio y el medio ambiente son un patrimonio que se ha de conservar, mejorar y gestionar. Este concepto es fundamental en el caso del desarrollo turístico litoral y, especialmente, cuando se pretende realizar un turismo sostenible. El territorio no es simplemente un escenario que sirva de soporte a la actividad turística, sino que es parte esencial de dicha actividad. El medio ambiente no es un decorado o una moda, sino un factor determinante de la calidad y singularidad del turismo, y sobre todo soporte del mismo, por lo tanto no puede estar sometido a la especulación salvaje, que por parte de empresarios sin escrúpulos ni conocimientos, pretenden imponer sus criterios desarrollistas.

Lo mismo ocurre con los gobernantes, que preocupados únicamente por el incremento de los puestos de trabajo en sus municipios y por la mejora de la calidad de vida de sus ciudadanos sucumben a las presiones de los especuladores y operadores más agresivos a veces incluso autorizando verdaderos dislates e ilegalidades, que como desgraciadamente hemos visto en los últimos tiempos terminan en los tribunales, e incluso ocasionalmente en la cárcel.

Toda esta problemática de nuestro litoral, pero sobre todo referida al caso concreto de los puertos recreativos viene al cuento de lo que esta ocurriendo con ellos y sobre todo con Puerto Sherry, el más paradigmático de todos.

A partir de los años setenta la navegación recreativa crece espectacularmente en todas las regiones, bien porque se viera favorecida por la Administración o bien porque el desarrollo de la náutica y el turismo de calidad asociado a este fenómeno crecía inusitadamente, algo semejante a lo que de forma paralela ha ocurrido con los campos de golf. Así fue como al amparo de esta demanda los empresarios y operadores turísticos, mas avispados que la administración, y sobre todo prometiendo la solución de todos los problemas sociales con los puestos de trabajo que iban ha crear y con el desarrollo turístico que iban a generar iniciaron y en ocasiones culminaron una serie de descabellados proyectos que en el fondo no escondían mas que puros intereses especulativos, generalmente de carácter urbanístico.

Como anteriormente decíamos, el caso de Puerto Sherry es paradigmatico. Durante su construcción no se atendió a razones de ningún tipo, se hizo lo que los promotores demandaron, se invadió el dominio terrestre marítimo, se destruyeron yacimientos arqueológicos de incalculable valor, se obvió repetidas veces la legislación vigente y finalmente se construyó con el beneplácito de los políticos y responsables de turno, solo los ecologistas se opusieron con razones y exigiendo el cumplimiento de las leyes, pero nada pudieron contra un proyecto que según se decía representaba la salvación económica del Puerto de Santa María y de toda la Bahía de Cádiz.

Hoy en día Puerto Sherry ha sido abandonado por una sucesión interminable de promotores, la deuda que acumula su gestión es casi incalculable, sus instalaciones hoteleras están cerradas, las viviendas de su pueblo marinero atacadas por el salitre y la falta de mantenimiento comienzan a desmoronarse, los navegantes que mantenían allí sus barcos con las subidas de los precios y los robos continuos, han optado por trasladarse a puertos más seguros. En fin la quimera ha terminado y Dios nos coja confesados a los sufridos contribuyentes que al final acabaremos pagando el pato de tan tremendo desaguisado.

El caso opuesto de todo este cúmulo de despropósitos, lo representa por una vez y debería servir de referente, lo que ha ocurrido con el resto de los Puertos Deportivos de Andalucía. La misma Administración que en su día consintió el desaguisado de Puerto Sherry, creo la Empresa Publica Puertos de Andalucía dependiente de la Consejería de Obras Publicas de la Junta de Andalucía. Esta Empresa consciente de la demanda que existía en el sector náutico-turístico andaluz acometió la tarea de modernizar y construir nuevos puertos con los que paliar las carencias que de este tipo de infraestructuras padecía nuestra Comunidad Autónoma.

El trabajo realizado no han tardado en apreciarse y el resultado , aunque no se pueda contentar a todos, ha sido el que Andalucía pueda contar hoy en día con una espléndida red de Puertos Deportivos de primer nivel internacional y construidos con unos parámetros muy diferentes de los anteriormente citados

En líneas generales se han elegido con racionalidad los nuevos puertos apoyándose por una parte en los ya existentes mejorándolos, o creando otros nuevos donde la demanda era realmente necesaria. En todos los casos se han cumplido con los pertinentes estudios medioambientales y con la legislación actualmente en vigor. Incluso todavía pensamos que la red es susceptible de ampliación en lugares como Tarifa o Algeciras donde las peculiares condiciones de navegación por el Estrecho de Gibraltar, hacen necesaria la existencia de puertos de refugio o de aguardo.

Los Puertos Deportivos andaluces son hoy una realidad tangible, y aunque presenten todavía aspectos mejorables como por ejemplo la limpieza, o una mejor infraestructura de servicios no nos cabe duda que están cumpliendo a la perfección el mandato que la sociedad les exige y que pensamos, que no es ni mas ni menos que cumplir con un servicio publico que a la vez sirva de estimulo y atractivo para un turismo de calidad ,respetuoso con el medio ambiente y englobado en lo que hoy en día se conoce como Turismo Sostenible.

Anuncios

~ por camoyan en 7 diciembre 2009.

Una respuesta to “Los puertos deportivos de Andalucía”

  1. Antonio, lamento decirte que la información que manejas es bastante corta. Tienes toda la razón en cuanto a Puerto Sherry, sin embargo, no la tienes en cuanto a los puertos de la APA. Éstos son un ejemplo de lo que nunca debe hacer una administración pública en un terreno donde la gestión privada se ha demostrado altamente eficiente. La red de puertos de la APA compite con puertos que pagan altos canones a la administración. tiene tarifas más bajas que los privados, etc y sin embargo no ofrecen ni la mitad de los servicios, calidad, gestión y seguridad que los privados. ¿qué te parecería que la admon. de Andalucia gastara tu dinero en construir y gestionar campos de golf? ¿aceptarías que una tienda de ropa tuviera otra al lado de la admon. vendiendo lo mismo a un precio más bajo y encima sin pagar impuestos? Piensa y reflexiona sobre esto ¿qué hace la administración pública gestionando puertos deportivos?. Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: