Nos salió rana

Artículo publicado en el Diario de Sevilla  (Año 1999)

Ha transcurrido la Feria de Sevilla con esplendor en todas sus vertientes para solaz y diversión de propios y extraños. En su origen las ferias aparecen como una aproximación hacia la naturaleza de los humanos que habían abandonado el campo, refugiándose en las ciudades. Las ferias servían de punto de unión entre el viejo mundo agrícola-ganadero y el nuevo mundo industrializado que comenzaba a agobiar a quienes lo conformaban.

En nuestros días la Feria de Sevilla se ha transformado en muchas cosas pero en esencia su armazón se sigue sustentando en los pilares del paseo de caballistas y los toros, toros que según comentan los entendidos han transcurrido con brillantez, arte y sin “saltos de la rana”.

Es curioso como este animalito ha estado ligado siempre a la historia de los humanos y casi siempre por motivos más serios que el anteriormente citado. Las ranas y sapos se engloban dentro de una familia que son los anuros, en la península Ibérica hay siete sapos y seis ranas, fáciles de confundir por su parecido morfológico. En nuestra provincia es frecuente encontrar el sapo común y el sapo de espuelas que en momentos de intensa lluvia sale por millares de los lugares donde está enterrado y atraviesa caminos y carreteras, dando la sensación de que ha caído del cielo con la tormenta. Este sapo de mediano tamaño (hasta diez centímetros las hembras), camina con inusitada rapidez por lo que también se le llama sapo corredor.

Las ranas suelen tener menor tamaño que los sapos y las más frecuentes de ver en Sevilla son la rana meridional que se confunde por su parecido con la ranita de San Antonio, propia del norte de España, y la rana común, inquilino habitual de cualquier charca, estanque o laguna de nuestro entorno y en la misma ciudad. Estas dos especies son fáciles de localizar en esta época en la que el celo las hace cantar y descuidar su camuflaje. Son todavía abundantes en el Parque de María Luisa, el Parque del Alamillo, la Corchuela o cualquier zona que cuente en su proximidad con agua y cobertura vegetal

Durante años la rana común ha sido un eficaz auxiliar de los humanos, no sólo proporcionando ancas de rana, delicia gastronómica muy apreciada, sino porque gracias a ellas se diagnosticaban los embarazos tanto los no deseados como los deseados. Quizás se deba a esto el que en ocasiones cuando nos referimos al comportamiento de alguien que no ha cumplido con lo que esperábamos se diga que “nos salió rana”.

Anuncios

~ por camoyan en 7 diciembre 2009.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: